jueves, 2 de abril de 2009

Los supuestos que rigen la vida cotidiana en las aulas

Voy a compartir con ustedes, algunos párrafos que me enviara el Prof. Oscar Krutl, y que a mi me dejaron pensando.

Platón la rige y Sísifo la estresa...
Sostenía el viejo Platón que nuestra realidad es reflejo de otra, la de las "ideas" ubicadas en mundos superiores.

Pareciera que la escuela comparte este enfoque. Las autoridades del distrito, los/as directores/as tienen una idea de lo que debe ser la escuela. Y se esfuerzan denodadamente por concretarla.

¿Cómo es esta idea, este "ideal"? El sueño de un/a director/a es una escuela con todo su personal presente, con docentes capacitados que se relacionan entre sí sin conflictos, atendiendo serenamente a disciplinados alumnos deseosos de cumplir, que los afiatados controles de asistencia señalan como presentes en su mayoría. Con una dirección con toda la documentación al día, y un edificio que no presenta problemas, ya que cada baño, cada lamparita, cada puerta y ventana están cumpliendo su función. Con padres que solo vienen, por unos pocos minutos, a ofrecerse para colaborar...

Todo lo que contradiga esta idea de escuela ideal debe corregirse. Las autoridades lucharán día a día duramente para poder acercarse a la idea de lo que es la escuela, ideal que la antipática realidad se esfuerza diariamente en resquebrajar y contradecir.

A su vez, los docentes tienen una idea de lo que tiene que ser su clase: Un grupo de alumnos pendientes de sus palabras, respetuosos de sus superiores, disciplinados, puntuales, pulcros, esforzándose en cumplir cada una de las consignas planteadas por el docente. Y todo lo que contradiga esta clase ideal debe corregirse o eliminarse. Los/as docentes lucharán día a día duramente para poder acercarse a esa idea de lo que es la clase, ideal que la antipática realidad se esfuerza diariamente en impedir.

Como en el mito de Sísifo (La Odisea XI 93) obligado a empujar una piedra enorme cuesta arriba por una ladera empinada, pero que siempre rodaba hacia abajo antes de que alcanzase la cima de la colina y Sísifo tenía que empezar de nuevo desde el principio.

Es decir, la mirada de directivos y docentes está en algo que "sería ideal que se de, pero lamentablemente no se da" y sus esfuerzos de construir ese ideal, se ven diariamente frustrados.

Así, no cuesta comprender la multitud de docentes y directivos estresados por esta frustración constante.

Sería muy diferente si el ideal fuera que los alumnos aprendieran, y para esto cada docente, cada directivo fuera creando posibilidades, inventando maneras... gozando con la alegría de aprender de los alumnos.

Pero no. En la escuela hasta pareciera a veces que es más importante cumplir con todos los medios inventados en diversas épocas para permitir el aprendizaje... que lograrlo.
Si leemos el siguiente texto acerca de Platón y las ideas, (tomado de http://www.webdianoia.com/platon/platon_fil_ideas.htm) a la luz de lo antedicho, encontraremos una inspiradora descripción de la escuela:
Tradicionalmente se ha interpretado la teoría de las Ideas de la siguiente manera: Platón distingue dos modos de realidad, una, a la que llama inteligible, y otra a la que llama sensible. La realidad inteligible, a la que denomina "Idea", tiene las características de ser inmaterial, eterna, (ingenerada e indestructible, pues), siendo, por lo tanto, ajena al cambio, y constituye el modelo o arquetipo de la otra realidad, la sensible, constituida por lo que ordinariamente llamamos "cosas", y que tiene las características de ser material, corruptible, (sometida al cambio, esto es, a la generación y a la destrucción), y que resulta no ser más que una copia de la realidad inteligible.

La primera forma de realidad, constituida por las Ideas, representaría el verdadero ser, mientras que de la segunda forma de realidad, las realidades materiales o "cosas", hallándose en un constante devenir, nunca podrá decirse de ellas que verdaderamente son. Además, sólo la Idea es susceptible de un verdadero conocimiento o "episteme", mientras que la realidad sensible, las cosas, sólo son susceptibles de opinión o "doxa".

El malestar docente
Me quedan algunas preguntas flotando ¿El malestar docente es propio de la actividad? ¿Podemos hacer algo para disminuirlo? ¿Por qué no se hace nada para disminuirlo?

Creo que están en nuestras manos algunas llaves para mejorar el ambiente, y disminuir el deseo de evasión, ya sea mediante fin de semana, vacaciones, feriados o …. jubilación.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Badge

Busca en mis blogs