miércoles, 20 de enero de 2010

Conflictos

Son algo natural, con lo que convivimos de forma permanente. Los conflictos son inherentes a la propia condición de persona o ser humano. Es normal tener conflictos.


Suponen una situación de crisis, de revisión, de replantear todo, tanto la situación conflictiva como la propia conducta, de la que se pueden aprender muchas cosas, y que ayuda a crecer y superarse.


El malestar que genera un conflicto depende de la situación conflictiva en sí misma y de cómo uno la percibe, se toma, y reacciona ante la situación. El nivel de malestar es mayor cuanto más tiempo se le atiende y cuanto más autodiálogos perturbadores y recurrentes se generan. Es como dedicarle un gran esfuerzo cognitivo y emocional, que no siempre va acompañado de acciones de solución.


Encontrar una solución eficaz al conflicto no es cuestión de tiempo sino de estrategia. No se resuelven mejor los conflictos por dedicarles más tiempo. No se resuelven mejor por dedicarles más tiempo a reflexionar sobre ellos. Así, se incrementa la sensación de malestar, baja el rendimiento en las tareas que nos ocupan mientras tanto, aumenta la confusión, y por tanto nos alejamos de una solución eficaz. No es cuestión de tiempo sino de estrategia. Se puede aplicar una estrategia similar se trate del problema que se trate, recorriendo los mismos pasos hasta dar con la solución.


Simplemente es cuestión de hacer cosas que te lleven a cambiar la situación conflictiva. Se trata de ser eficaz, tomando decisiones que ayuden a resolver la situación problemática. Solucionar un conflicto es más el resultado de utilizar una estrategia que de dedicarle todo el tiempo del mundo para la reflexión.


Hay que buscar un tiempo para analizar el conflicto y tomar decisiones. Necesitamos el tiempo preciso para recorrer de forma racional los pasos que conlleva una estrategia de resolución de problemas o de toma de decisión.


Hay situaciones conflictivas que no tienen solución, lo que requiere darse cuenta cuanto antes, entender que es así, y asumirlo sin más.


Hay situaciones conflictivas para las que uno solo dispone una parte de la solución. Si el otro u otros no aplican la parte de la solución del conflicto que les corresponde tampoco se podrá resolver. Lo que también hay que entender y asumirlo como algo natural. Hay que ser inteligente para observar si el conflicto se puede resolver y qué parte de solución está en las propias manos. Uno trabajará sobre lo que está en las propias manos para resolver un conflicto. Uno se volcará en lo que tiene que hacer, en lo que depende de él, sabiendo que también es preciso en muchas ocasiones la implicación de otras personas en la búsqueda y aplicación de soluciones.


Existen diferentes soluciones, igualmente válidas, para resolver un conflicto. No es cierto que exista una sola solución válida para cada problema.


No existen soluciones exentas de inconvenientes. Cualquier solución suele acarrear algún inconveniente. Uno debe asumir y estar preparado para tolerar los inconvenientes propios de las soluciones que uno decide aplicar.


De hecho muchas soluciones exigen decisiones difíciles de tomar y más difíciles aun de aplicar.


No se puede exigir tener plenas garantías de acertar antes de decidir y actuar. De este forma nunca nos atreveremos a tomar decisiones.


Hay que identificar el conflicto cuanto antes para afrontarlo y tomar decisiones.


No se debe tomar decisiones de forma impulsiva.


Evitar tomar decisiones o dejar que el paso del tiempo las vaya tomando es una fuente de conflictos.


En los conflictos interpersonales es muy interesante implicar al otro u otros en el análisis de la situación conflictiva, en la búsqueda de alternativas de solución, y en las tomas de decisión, lo que aumenta considerablemente el grado de compromiso en la aplicación de soluciones y refuerza el acercamiento personal mutuo.


¡Bienvenidos sean los conflictos!, ya que me ayudan a crecer y superarme personalmente y a mejorar en la relación con los demás.


La cuestión es detectarlos lo antes posible para abordarlos con la intención de darles una solución.


 


Autor

José Carrascosa Oltra

Fuente

http://www.edu.gva.es/per/docs/rlestres_2.pdf

Edita:

GENERALITAT VALENCIANA

CONSELLERIA DE CULTURA Y EDUCACIÓN.

Dirección General de Ordenación, Innovación Educativa

y Política Lingüístiuca.

Servicio de Formación del Profesorado

 

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Badge

Busca en mis blogs