lunes, 4 de julio de 2011

DEFINICIÓN DEL AFRONTAMIENTO DEL ESTRÉS

El estrés en los docentes se presenta como una enfermedad silenciosa y silenciada, muchas veces estamos afectados en un cierto grado y lo desconocemos. Lo cierto es que para mejorar, el primer paso debe ser el reconocimiento del mal, y enfrentarlo, pero ¿En que consiste el afrontamiento? Trataremos de contestarlo.
El afrontamiento se define como: Es el esfuerzo, tanto cognitivo como conductual, que hace el individuo para hacer frente al estrés, para manejar las demandas tanto externas como internas y los conflictos entre ambas.

Lazarus y Folkan (1984) definieron el afrontamiento como: “los esfuerzo cognitivos y conductuales constantemente cambiantes para manejar las demandas específicas interna y/o externas que son evaluadas como excesivas en relación con los recursos de que dispone la persona”.  Para ello manejar el estrés incluiría no sólo el dominio sino la aceptación, la tolerancia la evitación o la reducción de las condiciones estresantes. No sólo importaría el resultado sino que englobaría todos los intentos para manejar estas situaciones.

En ocasiones se ha incluido los mecanismos de defensa entre los recurso de afrontamiento del estrés.

Buendía y Mira (1993) al tratar del estrés infantil proponen el siguiente cuadro donde se compara los mecanismos de defensa y las estrategias de afrontamiento:

Estos mismos autores afirman que no hay estrategias de afrontamiento que sean válidas para todo el mundo, sino que cada persona puede elegir una u otra según su personalidad, el contexto y el momento en el que se encuentre. Distinguen entre estilos de afrontamiento y estrategias de afrontamiento, asociando el estilo a los procedimientos característicos   de las personas y las estrategias se asociarían más a las condiciones ambientales, refiriéndose a acciones cognitivas o conductuales realizadas en el transcurso de un episodio estresante particular.

El tipo de conducta de afrontamiento  es importante porque, además de servir para dominar las demandas de la situación de estrés, determina la forma en que se activa el organismo. El organismo se activa de muy distintas maneras, según la persona trate de controlar la situación o adopte una actitud  pasiva  ante  ésta.  Las  conductas  motoras  realizadas  para  hacer  frente  a  una  situación estresante son conductas específicas para una situación concreta o conductas más generales para una amplia gama de situaciones, dependiendo de qué conductas se han aprendido en ocasiones anteriores.  Las  consecuencias  de  estas  conductas  determinarán  que  sean  consideradas  como correctas o incorrectas por la persona. Lo que determina que una conducta se repita o no en un futuro, no es la supuesta corrección e incorrección moral de ésta, sino su eficacia para cambiar la situación.

Entre las posibles técnicas  afrontamiento

            Confrontación
            Distanciamiento
            Autocontrol
            Buscar apoyo
            Aceptación de la responsabilidad
            Escape. Evitación
            Planificar soluciones
            Reevaluación positiva
            Pensamientos positivos (Esfuerzos activos, cognitivos, visualizar el problema)
            Búsqueda de apoyo social
           Búsqueda de soluciones
           Contabilizar las ventajas (se aproxima al problema comparándolo con una situación peor)








Extraído de
Cómo afrontar el estrés docente
Autora: Pilar Sánchez Álvarez
IES La Basílica




No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Badge

Busca en mis blogs