martes, 29 de noviembre de 2011

Técnica contra el estrés

El estrés está presente, asume distintas caras, a veces puede ser un motor para el cumplimiento de algún objetivo, pero no es el caso al que nos referimos. Interesa reflexionar sobre el que produce daños, y hay que manejar, antes que los efectos sean irreversibles. Tal vez en el fondo no sea una cuestión de “técnica”, sino de estrategias, pero siempre es útil tener a mano alguna como la que les presento, y una verdad de fondo, que consiste en ¡No juzgar!



Una forma de meditación que consistente en enfocar la mente en el momento presente de forma intencional, sin juicios de valor y centrándose en la experiencia que se vive en cada momento, ayuda a reducir el estrés. Es el ‘mindfulness’ o atención plena, una técnica que viene de Oriente. "Ante una situación inesperada y aparentemente negativa, hay que detenerse, sondear otras posibles percepciones"

“Parar y ver antes de actuar, desarrollar la flexibilidad mental o disolver las emociones negativas que acumulamos en los "días negros", son algunas de las claves anti-estrés del mindfulness IPH, un nuevo método que combina técnicas orientales y occidentales", explica su creador el terapeuta Gustavo Bertolotto. 

"Llenar la mente con la experiencia que se vive en cada momento, logra al enfocar la mente en el momento presente de forma intencional y sin juzgar, ayudando a reducir el estrés y los efectos nocivos que éste causa tanto a nivel físico como mental y que nos impiden llevar una vida plena”, explica Bertolotto. 

Para Martín Asuero, docente formado en la Clínica de Reducción de Estrés de la Universidad de Massachusetts, "ante una situación inesperada y aparentemente negativa, hay que detenerse, sondear otras posibles percepciones en vez de quedarse con la primera interpretación y preguntarse ¿De verdad es así o podría explicarse de otra forma?". 

Antonio lleva una vida vertiginosa, con una agenda repleta de actividades, compromisos y obligaciones, y poco tiempo libre para dedicárselo a sí mismo, a su familia y a pasárselo bien. Cada una de sus jornadas, desde que suena el despertador hasta que lo programa para el día siguiente, es una carrera desenfrenada. Quisiera vivir menos estresado pero no sabe cómo lograrlo. 

Raquel ha probado infinidad de terapias, libros de autoayuda consejos de expertos y recetas para conseguir la paz interior. No duda de la eficacia de estas herramientas, pero hasta ahora no logrado dar con alguna que le permita reducir el elevado nivel de estrés y el consiguiente desgaste psicológico y físico que sufre desde hace mucho y que es la regla en lugar de la excepción. 

Tanto Raquel como Antonio disponen de un remedio para mantener a raya su estrés crónico, una ‘solución natural’ que está a su alcance y es más sencilla de lo que pueden suponer: centrar su atención en el momento presente, en lugar de viajar con su mente hacia el pasado o anticipándose a lo que vendrá. 

Esos ‘viajes psicológicos en el tiempo’-lamentando lo que ya no tiene remedio porque ya pasó o preocupándose por las supuestas fatalidades que nos traerá el futuro- además de impedirnos disfrutar más de las pequeñas y grandes realidades de la vida, son uno de los principales factores que desencadenan y alimentan la tensión nerviosa y la ansiedad. 

“Parar y ver antes de actuar, relajarse y desconectar, desarrollar la flexibilidad mental o disolver las emociones negativas que acumulamos en los "días negros" de la vida. Son algunas de las claves anti-estrés que nos enseña el ‘mindfulness’ o atención plena, una forma de meditación de Oriente que se expande hacia occidente, demostrando su efectividad en áreas como la psicología, la medicina, la educación y los recursos humanos”. 

“Mindfulness o atención plena significa prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente, con interés, curiosidad y aceptación, y sin juzgar”. 

Esto explica Gustavo Bertolotto, uno de los mayores expertos mundiales de habla hispana en una psicoterapia denominada programación neurolingüística (PNL) y creador de un método de salud contra el estrés denominado Mindfulness IPH (MIPH) que combina los beneficios de la atención plena con la aplicación de algunas herramientas psicológicas occidentales. 

El terapeuta Gustavo Bertolotto junto a Andrés Martín Asuero, docente formado en la Clínica de Reducción de Estrés de la Universidad de Massachusets (EE.UU.) por Jon Kabat-Zinn, imparte una serie cursos en España sobre el novedoso Mindfulness IPH. 

“La atención plena o ‘mindfulness’ (en inglés mente llena, pero no de ideas sino de la experiencia que se vive en cada momento) logra al enfocar la mente en el momento presente de forma intencional y sin juzgar. Su práctica logra reducir el estrés y los efectos nocivos que éste causa tanto a nivel físico como mental y que nos impiden llevar una vida plena”, explica Bertolotto. 

Según Bertolotto, además de adaptarse a la mentalidad occidental, el M IPH trabaja también el inconsciente de la persona que desea mejorar su salud y su calidad de vida". 

“Con este método, al mismo tiempo que se utiliza el mindfulness para reducir el estrés, se trabajan los estados mentales y emocionales que nos generan desconexión y los patrones inconscientes que nos impiden disfrutar de una vida plena”, explica a EFE-Reportajes, el director del Instituto del Potencial Humano (www.institutopotenicalhumano.com). 

Para lograrlo, el MIPH emplea el modelo de los centros de energía-conciencia (chakras), según el cual cada centro energético del organismo está relacionado con un lugar en el cual puede surgir el estrés. 

Según Bertolotto la clave es localizar este ‘chakra’, para lograr una solución adaptada a cada caso, ya que “no es lo mismo que el estrés tenga su origen en una dificultad económica o de seguridad a que provenga del área afectiva o de un problema de arraigo”. 

El método MIPH incorpora a la técnica oriental herramientas occidentales como la PNL, el Neurofeedback, el EMDR, el EFT, el modelo de los centros energéticos o la Sintergética. El programa estadounidense MBSR, en el que se basa el método MIPH, ha sido completado por más de 17.000 personas en la Universidad de Massachusetts (EEUU), logrando reducciones significativas del estrés y malestar psicológico y en síntomas médicos asociados al estrés. 

“Los participantes en los cursos de atención plena muestran una mayor conciencia sobre la importancia de su salud y su capacidad para influir en ella positivamente, y aprenden a permanecer centrados cuando interactúan con los demás, a estar presentes y abrirse con aceptación a las distintas experiencias de la vida, y a intervenir con asertividad si es necesario”, explica Bertolotto. 

TRABAJAR Y NO TENER ESTRÉS. 
Según este terapeuta “pensamos que el estrés es inevitable en las personas muy trabajadoras, pero en realidad nuestra eficacia aumenta cuando aprendemos a reducirlo, y una buena forma es practicando el Mindfulness”. 

Este método nos enseña a percibir la realidad de una manera que no nos haga daño, para que esa percepción no vaya tiñendo de negro nuestros pensamientos y emociones y, en consecuencia, desgastando nuestra salud a través del estrés que nos provoca. 

“Si tratamos de buscar distintas formas de percibir o entender lo que sucede a nuestro alrededor, tendremos una mayor comprensión de los hechos, y estaremos evitando el estrés que generan nuestros sentimientos de incomodidad” agrega. 

Para Martín Asuero, “la enseñanza fundamental contra el estrés es parar y ver antes de actuar”. 

¿Cómo lograrlo? Cuando te encuentres en una situación inesperada y aparentemente negativa, detente un momento y permítete sondear otras posibles percepciones. No te quedes con la primera interpretación que te venga. Pregúntate si de verdad es así o se podría explicar de otra forma. Profundizar en las cosas siempre juega a nuestro favor ", explica Asuero. 

“Para profundizar en esa realidad que nos estresa, el Mindfulness enseña diferentes técnicas de meditación: respirando, caminando, a través de la escucha de técnicas guiadas, a través de la toma de conciencia del propio cuerpo”, explica el experto en MIPH. 

Para Asuero “el estrés es un mecanismo que nos activa para la lucha o la huída. Habitualmente, la rabia que sentimos ante lo que no nos gusta prepara nuestro cuerpo para luchar; y el miedo que se deriva de ésta nos prepara para huir. Si interpretamos que en una situación no podemos ni luchar ni huir, surge la tristeza, que mantenida en el tiempo puede dar lugar a la depresión”. 

“La mayoría de las veces no podemos evitar que surjan estas emociones. Tampoco podemos ignorarlas, porque igualmente activan los mecanismos de alerta de nuestro cuerpo y nos hacen daño a través del estrés, así que sólo nos queda la opción de expresarlas adecuadamente” señala. 

“Podemos aprender a regular las emociones aplicando la conciencia plena, es decir, atreviéndonos a sentir una emoción tal cual es cuando aparece, cualquiera que sea. Una emoción siempre nos dará una información valiosa sobre lo que nos sucede en el momento presente”, explica Asuero. 

Cada emoción nos dice algo de nosotros mismos, y puede transformar una amenaza en una oportunidad de crecimiento, si nos hacemos las preguntas adecuadas: ¿Qué significado tiene que esté irascible y de mal humor cada vez más a menudo?, ¿Por qué no estoy satisfecho?, ¿Puede ser que la tristeza me indique que mi tiempo y energía no están orientados hacia lo que de verdad me importa en la vida? ¿Estoy decidiendo cómo quiero vivir?. 

“El mindfulness ofrece una nueva forma de afrontar el estrés, aprendiendo a vivir cada instante de forma más consciente y saludable, y a regular las emociones que surgen en nosotros para que, en lugar de hacernos daño, nos encaucen hacia una vida más feliz y en paz”, señala Asuero, que brinda una serie de claves prácticas para cultivarla atención plena. 

• Vive cada momento. “La realidad se desarrolla momento a momento. Vívelos sin dejarlos pasar pensando en fantasías sobre el futuro o recuerdos del pasado. Rumiar los problemas causa mucho estrés y ansiedad y no nos ayuda a solucionar, solo nos aprisiona en ellos”. 

• No juzgues ni te juzgues. “Todo juicio produce cierta tensión emocional y evitarlos nos hace sentir libres y nos abre a nuevas opciones. Recuerda que todos los acontecimientos o comportamientos se producen por una serie de causas, que a su vez son producidas por otras, y así hasta el infinito”. 

• Confía en ti y en la vida. “La felicidad no depende de factores externos. ¡Créetelo! Trata de ser tú mismo y acepta lo que tienes aquí y ahora: es la única posibilidad real así que trata de vivirla de la mejor manera posible. Es tu propia decisión, de nadie más”. 

• Cultiva la mente de explorador. “Toda situación tiene algo de nuevo. En vez de fijarte en lo difícil, en las preocupaciones, busca en ti mismo los sentimientos positivos: están ahí dentro. De todo se aprende si tenemos curiosidad y alegría”. 

• Aprende a soltar.
 “Lo que resistes persiste y lo que aceptas se transforma, dice un dicho popular. Solo aceptando lo que hay con paciencia, podemos intentar cambiar algo. Y ese cambio siempre ha de empezar por nosotros mismos, nunca por esperar a que los demás cambien. Acepta la soberanía sobre tu propia vida”./EFE 

Fuente
http://www.2001.com.ve

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Badge

Busca en mis blogs