martes, 26 de junio de 2012

Los padres creen más a sus hijos que al maestro

El problema del malestar docente es complejo, tiene diversas fuentes, la falta de consideración social de la labor tal vez sea la principal. Este fenómeno se manifiesta de muchas maneras ¿Tienen credibilidad los docentes? El siguiente reportaje aborda el tema, que es preocupante en todos los contextos.

 



La presidenta de ANPE asegura que la indefensión de los docentes va en aumento

María Gracia del Amo es la presidenta de ANPE en Málaga
Por primera vez los casos de violencia denunciados por maestros de Educación Infantil y Primaria superan a los denunciados por profesores de Secundaria. Es uno de los datos más llamativos del último informe del servicio del Defensor del Ciudadano, del sindicato independiente ANPE. Un total de 271 docentes andaluces llamaron a este teléfono para narrar situaciones de conflictividad en las que se han visto inmersos. De ellos, 31 eran de Málaga. María Gracia del Amo es la presidenta de ANPE en la provincia.

¿Qué análisis puede hacer del dato que aportan y que indica que los casos de violencia escolar en Primaria superan a los denunciados en la ESO?
Se trata de una situación que está íntimamente relacionada con el considerable aumento de la violencia ejercida por familiares y allegados de los alumnos, a través de acoso, insultos, amenazas, falsas acusaciones y denuncias. Y en los casos más extremos, por medio de agresiones físicas. No son episodios, por tanto, que protagonicen los escolares, sino sus padres. En la Secundaria son los propios alumnos los que ejercen esta presión.

¿Son eficaces los planes puestos en marcha en los colegios e institutos para mejorar el clima de convivencia?
A pesar del desarrollo por parte de la Consejería de Educación de una normativa específica sobre convivencia en los centros escolares y de los acuerdos con la Fiscalía para considerar delito de atentado las agresiones a docentes, la indefensión de los profesores andaluces es cada vez mayor. Mientras que en el resto de España el número de casos atendidos ha disminuido casi un 10%, en Andalucía han aumentado un 30%. En alguna provincia incluso se ha duplicado. El año pasado en España atendimos 3.998 llamadas y este año han sido 3.863.

¿Qué aspectos hay que mejorar para que los profesores sean respetados en el ejercicio de su actividad profesional?
En ANPE llevamos años reivindicando para Andalucía una Ley de Autoridad del Profesorado similar a las que se están implantando en otras comunidades autónomas. Los docentes andaluces merecen la máxima protección jurídica. Se ha comprobado que los planes de actuación puestos en marcha hasta el momento no son suficientes. A los datos nos remitimos. Con esta ley que proponemos bajarían los casos de violencia verbal y física.

¿Qué amparo legal tendrían los docentes con esta ley?
Cuando agredes a una autoridad, automáticamente es considero delito. Las penas serían mayores y, en principio, habría que pensárselo dos veces antes de actuar.

¿Por qué los profesores han perdido la autoridad que antes tenían?
Ahora se da mucha más credibilidad a la versión de los alumnos y los padres ni siquiera escuchan la que tiene que ofrecer el profesor. Los docentes somos profesionales muy responsables y trabajadores, que estamos en exceso sobrecargados con trabajos burocráticos, lo que hace mermar la calidad de la enseñanza. El 99% lo que hace es su trabajo, lo mejor que puede con los medios que tiene e intenta que ese grupo de alumnos que tenemos, y que ahora mismo es tan heterogéneo, logre sus objetivos académicos y educativos. Es imprescindible apoyar al profesorado y no siempre se hace, ni siquiera por los equipos directivos. Y si hay discrepancias, utilizar el diálogo como vía para resolver las diferencias.

¿Los directores no apoyan a sus compañeros profesores?
Desde que los directores tienen la autoridad disciplinaria y son los que sancionan, cuando antes lo hacía la Inspección Educativa, no sé si es por intentar que los padres no demanden, denuncien o por que haya menor repercusión mediática, últimamente tienden a no proteger al profesorado.

¿Qué consecuencias tiene esto para el profesorado?
Se producen casos de estrés, pero pese a ello, los profesores no se están dando de baja. El 67% de los docentes atendidos el pasado curso en Málaga presentaban cuadros de ansiedad; y el 11% tenían depresión. Pero siguieron en sus puestos de trabajo. Sólo dos tuvieron que darse de baja.



IGNACIO A. CASTILLO 
Fuente

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Badge

Busca en mis blogs