miércoles, 29 de mayo de 2013

¿En qué consiste el estrés laboral, y cuáles son sus indicios?

¿Qué significa el "Estrés laboral"? O tal vez resulte mejor decir ¿En qué consiste el “estrés laboral malo”? Ciertamente se trata de una pandemia de este siglo ¿Cuáles son sus características? ¿Cómo me doy cuenta? ¿A qué situaciones puede llevar?


Estrés laboral es un estado frecuente en la naturaleza del trabajo, algunos autores han llamado al estrés laboral como una pandemia del siglo XXI. Especialistas en el tema de estrés laboral definen al estrés como un estado patológico crónico ocasionado por las condiciones habituales del trabajo en las que se encuentran las personas, afecta a su cuerpo y a su mente.

Este padecimiento, repercute por supuesto, no solo sobre su bienestar personal sino también sobre su rendimiento. El estrés laboral es un cambio de ánimo que ha existido desde siempre en trabajadores de cualquier organización la palabra estrés tiene sus inicios en los años 30, se le adjudico a Hans Selye que en aquel entonces era un estudiante de la universidad de Praga, en donde contemplo que los pacientes enfermos a quienes examinaba, independientemente de la enfermedad que padecieran, mostraban síntomas comunes como el cansancio, la pérdida del apetito, pérdida de peso y debilidad, entre otros muchos síntomas. El grado creciente del estrés laboral está conexo con las transformaciones que se están originando en los mercados de trabajo, las relaciones laborales, las compañías y el propio ambiente del trabajo.

 Expertos dan a conocer algunos de los síntomas y reacciones que el estrés ocasiona en los individuos, son irritabilidad generalizada, alteración del ritmo cardiaco, insomnio; así como también la forma de controlarlo y tratarlo. El objetivo que perseguimos con esta investigación es el proponer una asistencia de terapias fuera y dentro del ámbito laboral que ayude tanto al individuo como a la institución educativa , ha ser más productivo y por su propio bienestar y así reducir el estrés en el magistrado que le ayude a salir del estado crítico en que se encuentra. La presente investigación se organiza de la siguiente manera: la segunda sección nos habla de los síntomas que describe lo que el individuo siente cuando se encuentra bajo estrés, el tercer apartado analiza las causa de este padecimiento, la sección cuarta habla sobre el estrés laboral en el magistrado, posteriormente la quinta sección trata sobre la existencia de terapias y tratamientos que ayudan a reducir este estado crítico del estrés en un ambiente laboral dentro de una institución educativa u organizacional, la sexta sección propone como prevenirlo, y finalmente la sección séptima proporciona la conclusión y las propuestas.

Indicios más comunes del Estrés
Tiempo atrás los empleados de organizaciones solían padecer enfermedades por desgaste como consecuencia de trabajos muy pesados dentro de la entidad. En la actualidad el mayor desgaste que se presentan en los trabajadores es el estado de crónico del estrés. Es de suma importancia definir cuáles son los síntomas del ESTRÉS porque no todas las tensiones que sufrimos se pueden catalogar estrés. Las dificultades del ESTRÉS se dan en origen cuando el organismo no es capaz de restablecer el equilibrio interno, manifestándose entonces la tensión como ansiedad, miedo, preocupación, agresividad o depresión.

Algunos de los síntomas que presenta la persona bajo estrés son los siguientes:


Figura 1. Síntomas del Estrés

Características de los indicios del estrés
La irritabilidad generalizada es una etapa en el que el individuo comienza a presentar irritabilidad por todo el entorno que le rodea, hasta una simple pregunta puede llegar a exaltarlo, la alteración del ritmo respiratorio se presenta porque la persona entra en un estado de hiperventilación en donde el cuerpo se conduce a un período de ansiedad, la inestabilidad emocional se conoce como las bajas o altas de ánimo que se tienen periódicamente el trabajador puede estar feliz pero solo basta un pequeño momento para que su estado de humor cambie a depresivo o a enfadado por lo regular este tipo de tendencias trae consigo muchos problemas, cuando hablamos de insomnio nos referimos a la ausencia de sueño que los empleados pueden presentar a causa de problemas laborales, personales o familiares a menudo este problema afecta el rendimiento del trabajador en cuanto a la producción de la organización, falta o exceso de apetito, este inconveniente representa en si la baja de energía que suele tener la persona ya que al no tener una buena alimentación el trabajador se vuelve poco productivo y el exceso de alimento provoca en la persona otro tipo de padecimientos como la obesidad y problemas cardiovasculares, el aumento del vicio de fumar grave obstáculo para la salud ya que como consecuencia se enfrenta a la padecimiento del cáncer que es una enfermedad provocada por un grupo de células proliferas sin control que se reproducen en su totalidad llevando por lo general el fallecimiento del individuo si no se somete a un tratamiento adecuado.

Entre otras, la confusión, desorientación y falta de concentración es a lo que más se enfrentan las grandes organizaciones los trabajadores con un alto nivel del estrés pueden permanecer poco concentrados ya que están cargando problemas de mas que no pueden separa de su trabajo; este tipo de conductas afectan demasiado al equipo de trabajo porque se vuelve lento y frecuentemente tiene equivocaciones es pérdida de tiempo y de dinero para la entidad, por último los temblores y tics nerviosos son muestra de ansiedad, inseguridad, problemas que el trabajador suele llegar a presentar en un estado de Estrés alto.



Extraído de
ESTRÉS LABORAL EN EL MAGISTERIO
Autoras
Suleiry Martínez Cruz
Alma Nelly Vazquez Garza
Universidad Autónoma de Tamaulipas

domingo, 19 de mayo de 2013

Trabajo docente y salud: el riesgo de enseñar

El trabajo provoca a los docente deterioro de su salud ¿Qué características tiene? ¿Cómo afecta el “estrés del tiempo”? ¿Qué otras patologías pueden derivar? ¿Qué sucede con el deterioro emocional?


El tiempo es un aspecto muy concreto de la organización laboral; ahora bien: existe una gran diferencia entre cualquier otro trabajo y el trabajo docente. En este último, no toda la tarea se realiza en la Institución y en el horario de clases. La jornada laboral del docente continúa en su casa a diferencia de otros profesionales o empleados asalariados; estas horas de trabajo del docente en el hogar no son reclamadas como “extras” porque han sido desempeñadas en el ámbito doméstico, ¿cómo entonces romper con esta prolongación de jornada que por materializarse en ese espacio no es remunerable?

Es posible que se tenga bastante conocimiento de la problemática social que representa el estrés del tiempo, y quizás surja la pregunta acerca de cómo se pueden afrontar las dificultades personales con el tiempo. Naturalmente que no basta con tratar el problema del tiempo simplemente como un problema social, ya que con ello no se ayuda en nada al individuo en su concreta situación vital. Pero quien vive y trabaja en nuestra sociedad se enfrenta, quiéralo o no, con la conciencia predominante del tiempo como el “bien precioso” que hay que “aprovechar” con sentido, y no puede escapar a la misma. Tiene que acomodarse a la violencia del tiempo que se le impone y que le obligan a unas fechas y plazos y a una forma de comportamiento regulado por el tiempo de reloj así como a una cierta rapidez (Eckstein-Diener).

Hay muchas situaciones con exigencias de tiempo, y no todas las personas las perciben como estrés temporal. Pero cuando se da, para algunos resulta molesto y hasta amenazador y para otros es más bien un desafío. El comportamiento de cada uno frente al tiempo y los problemas que éste le plantea dependen esencialmente de su situación vital profesional y privada, de su historia personal y de su personalidad.

La crisis económica y las reformas laborales pensadas sólo en términos económicos y nunca con relación a la salud, han traído como consecuencia depresiones, enfermedades del corazón, suicidios, tensiones, agresividad, sobremedicación, accidentes, etcétera.
Este es un tema por el que se ha transitado poco. Los docentes no denuncian los accidentes de trabajo que padecen. No existe conciencia sobre el problema, no se considera accidente o no se lo vincula con el trabajo en sí. En general se considera accidente de trabajo la caída de un andamio o la fractura de una pierna por tropezar en la escalera.

Pero, la docencia tiene otros riesgos, a veces menos violentos, ligados al trabajo en ambientes insalubres. La hipoacusia es una de las enfermedades más frecuentes entre los docentes y muchos de ellos no se dan cuenta inmediata de la disminución de su sentido auditivo. Las afecciones de la voz son las que aparecen más vinculadas a problemas de trabajo. Pero aún así el docente piensa que son causadas por alguna deficiencia o debilidad de su organismo y no por la cantidad de alumnos que atiende en un aula pequeña, mal ventilada y llena de polvo.

Los fonoaudiólogos son los profesionales que más conocen sobre la enfermedad docente. Las disfonías, los nódulos en las cuerdas vocales y la hipoacusia son de fácil diagnóstico y tratamiento siempre y cuando existan las condiciones para que el paciente se someta al mismo y siga las indicaciones terapéuticas hasta el final.
Si no se implantan métodos preventivos ni se efectúan modificaciones en el lugar de trabajo para disminuir el factor de riesgo, la disfonía vuelve a aparecer y puede convertirse en una enfermedad crónica.

También son frecuentes los trastornos detectados en el aparato locomotor postural (columna vertebral), en el aparato circulatorio (cardiopatías y desórdenes en la presión arterial).

Hasta el momento no ha sido posible hacer coincidir la cooperación interdisciplinaria para el análisis de las tareas y el logro de resultados permanentes en el sentido de mejorar las condiciones de trabajo de los intelectuales, en este caso particular de los docentes.

No es factible encontrar la relación buena salud alto rendimiento entre este sector laboral. Es muy complejo llegar al punto, en el que se dé la interacción adecuada entre las exigencias del puesto de trabajo y las condiciones psicológicas y de equilibrio orgánico. Se carece de métodos que permitan el diagnóstico precoz de alteraciones orgánicas incipientes y no es posible conocer en qué grado la sobrecarga de trabajo supera el nivel de tolerancia en el docente, ya que si éste presenta problemas de salud no los adjudica directamente a su trabajo.

El deterioro emocional del docente puede ser grave cuando este tiene sobrecarga física y psíquica a causa de las muchas horas de trabajo, dedicación, presiones y tensiones en la institución.

Los estresores laborales elicitarán una serie de estrategias de afrontamiento que, en el caso de los profesionales cuyo objeto de trabajo son personas, deben ser efectivas para manejar las respuestas al estrés, pero también han de ser eficaces para eliminar los estresores, dado que los docentes deben tratar diariamente con esa fuente de estrés.
Cuando las estrategias de afrontamiento empleadas inicialmente no resultan exitosas, conllevan fracaso profesional y fracaso de las relaciones interpersonales con las personas hacia las que se destina el trabajo.



Extraído de
Fundamentos en humanidades
Universidad Nacional de San Luis
Año V N° II (10/2004) 53 / 68 pp.
El síndrome de Burnout y sus posibles consecuencias en el trabajador docente
Cristina Marrau
Universidad Nacional de San Luis

jueves, 9 de mayo de 2013

Estrategias de intervención contra el estrés laboral

¿Qué hacer ante la aparición del “Síndrome de Burnout”? ¿Cuáles medidas de apoyo social se pueden tomar?  ¿Qué hacer desde el punto de vista institucional? Se trata de una problemática que en mayor o menor medida afecta a muchos docentes, y es prioritario cuidar a los que cuidan.

 

Ha quedado establecido que el síndrome de quemarse por el trabajo, es un proceso que se desarrolla como respuesta al estrés laboral crónico.

 
Como señala Phillips, la primera medida para evitar el síndrome de quemarse por el trabajo es conocer sus manifestaciones.

 
Pero además de considerar programas que implican la adquisición de conocimientos, los intentos de intervención deben contemplar diferentes niveles:

a) Considerar los aspectos cognitivos de autoevaluación de los profesionales docentes y el desarrollo de estrategias cognitivo -conductuales que les permitan eliminar o mitigar la fuente de estrés, o neutralizar las consecuencias negativas de esa experiencia.

b) Potenciar la formación de habilidades sociales y de apoyo social de los equipos docentes.

c) Eliminar o disminuir los estresores del entorno institucional que dan lugar al desarrollo del síndrome.

 
En lo que respecta al síndrome de Burnout, la mayoría de las estrategias que abordan su prevención, recomiendan fomentar el apoyo social por parte de los compañeros. A través del apoyo social en el trabajo, las personas obtienen nueva información, adquieren nuevas habilidades o mejoran las que ya poseen, obtienen refuerzo social y retroinformación sobre la ejecución de las tareas y consiguen apoyo emocional, consejos, u otros tipos de ayuda.

 
El apoyo social en el trabajo aparece en los estudios sobre el estrés laboral y el síndrome de quemarse como una de las principales variables que permiten prevenir y aliviar las respuestas que la persona genera ante los estresores y sus efectos.

 
Diferentes formas de ofrecer apoyo social en el trabajo
• Escuchar a la persona de forma activa, pero sin darle consejos ni juzgar sus acciones.

 
• Dar apoyo técnico en el sentido de que un compañero experto le confirme que está haciendo bien las cosas.

 
• Crear en el trabajador docente necesidades y pensamientos de creatividad, desafío, e implicación en el trabajo por parte de aquellos compañeros expertos. Estos compañeros deben ser competentes en su profesión

 
• Apoyo emocional entendido como apoyo incondicional. Este tipo de apoyo es necesario para todas las personas y si no es posible obtenerlo en el trabajo la persona debe disponer de él en casa.

 
• Apoyo emocional desafiante, que haga reflexionar a la persona sobre si realmente ha agotado todas las posibles soluciones, que le haga replantearse las posibles atribuciones hechas sobre los resultados de la tarea (culpar a los compañeros o superiores de los fracasos profesionales).

 
• Participar en la realidad social de la persona, confirmando o cuestionándole las creencias sobre sí mismo, sobre su autoconcepto, autoeficacia y autoestima. Esta función es especialmente importante cuando la persona cree que está perdiendo su capacidad para evaluar de forma adecuada su entorno.
 

Desde la perspectiva institucional
Se considera que en la prevención del síndrome la institución debe desarrollar programas de prevención dirigidos a mejorar el ambiente y el clima institucional. Como parte de estos programas se sugiere desarrollar programas de socialización anticipatoria con el objetivo de acercar a los profesionales a la realidad laboral y evitar el choque con sus expectativas irreales. Se recomienda también, desarrollar los procesos de retroinformación grupal e interpersonal desde los compañeros. El objetivo de estos programas se centra en mejorar el ambiente y el clima institucional mediante el desarrollo de equipos de trabajo eficaces.

 
A todo lo expresado hasta aquí, es preciso agregar que en esta investigación se pudo observar que el desarrollo de la carrera docente formó parte del conjunto de estresores del entorno laboral. Por lo general, la carrera docente pasa por diferentes etapas y, en cada una de ellas, hay una serie de sucesos que pueden actuar como fuente de estrés. A nivel general, uno de los estresores más destacados por los docentes consistió en la falta de oportunidades de promoción. Es decir, la falta de oportunidades de promoción es tanto más problemática cuanto mayores son las expectativas de progreso que presenta el docente, y conllevan un grado de frustración que puede traducirse en consecuencias para la persona y para la institución.
 

Del mismo modo, la inseguridad en el trabajo resultó ser otro aspecto al que se lo consideró de mucha importancia por su posibilidad de incrementar el nivel de estrés. La falta de estabilidad en el trabajo, el temor a no ser re designado (en aquellos docentes “interinos” o lo que es peor aún “temporarios”), pueden suponer una fuente de estrés, en especial en determinados momentos que son percibidos por los trabajadores con alta probabilidad de que ello ocurra. Hay que tener en cuenta que la inseguridad en el trabajo tiene un aspecto objetivo (la realidad del mercado laboral y l a situación real de la institución), pero también un aspecto subjetivo (y es que el trabajador cree que va a perder el trabajo, más que las posibilidades reales de perderlo). En estas situaciones, además, el trabajador está más expuesto a otras fuentes de estrés, ya que su inseguridad lo puede llevar a tratar de aumentar su seguridad a través de adquirir nuevas demandas laborales (sobrecarga de trabajo, mayor esfuerzo, aumentar las horas de trabajo, etcétera), situación que de prolongarse en el tiempo lograría que el trabajador permanezca en una situación de estrés crónico, facilitando de esta manera la adquisición del síndrome de quemarse por el trabajo

 

 

 

 

Extraído de
Fundamentos en humanidades
Universidad Nacional de San Luis
Año V N° II (10/2004) 53 / 68 pp.
El síndrome de Burnout y sus posibles consecuencias en el trabajador docente
Cristina Marrau
Universidad Nacional de San Luis

 

 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Badge

Busca en mis blogs