jueves, 26 de febrero de 2015

Perspectivas en el estudio del Burnout


El Burnout se encuentra presente en numerosos ámbitos laborales, en especial en las áreas de servicio, como la Docencia ¿Cómo se preocupa la ciencia en abordarlo? ¿Desde qué ámbitos se manifiestan los estudios?

Perspectivas en el estudio del Burnout
Clínica.
La corriente clínica está presente en el enfoque de Freudenberger en los años 70, quien sostiene que el burnout es un estado de agotamiento que surge como resultado del trabajo sumamente intenso y de la falta de preocupación por las propias necesidades. Freudenberger señala al burnout como la consecuencia de un deseo desmesurado por ayudar a otros, el cual hace que el trabajador se esfuerce cada vez más.

Freudenberger define al burnout como un estado de agotamiento emocional, físico y psicológico, donde la persona presenta un desgaste producido por el impacto negativo, acumulativo, trayendo como consecuencia un aislamiento emocional de las ocupaciones. Deduciéndose en una respuesta al estrés laboral crónico, que conlleva a actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio rol profesional; así como a la vivencia de sentirse emocionalmente agotado. Según esta definición de burnout es que existen discrepancias sobre las personas que son más propensas a manifestarlo; por un lado, se sostiene que suele afectar a personas con gran intervención, es decir profesionales que brindan algún tipo de atención o servicio ya sea social, educativo o sanitario a otras personas, como médicos, enfermeras, abogados, policías y maestros. Existe otro grupo de personas que, pueden experimentar el burnout , y son todas las que trabajan en organizaciones de ayuda.

Psicosocial.
Esta perspectiva considera que el burnout se desarrolla a causa de la interacción de las características del entorno social y del orden personal Maslach & Jackson dieron énfasis a este enfoque tratando de orientar su investigación hacia la identificación de las condiciones ambientales de trabajo que conducen al burnout. Se interesaron en investigar la forma en que el estrés relacionado con el rol laboral puede llevar a una persona a experimentar fatiga mental, a dar un trato “mecanizado” a los clientes y auto percibir disminuida su habilidad para lograr éxito en el trabajo.

Considerando a Maslach & Jackson podemos entender cómo es el progreso del burnout en el individuo, los síntomas que se van presentando van pasando por una secuencia de etapas o fases, con señales diferentes; este proceso puede ser reversible utilizando estrategias de afrontamiento que permitan administrar las situaciones de estrés laboral crónico, sino fuera así podría progresar la situación hasta conllevarlo al abandono del trabajo, incluso hasta el de la profesión y en este contexto el individuo necesita de la ayuda de un profesional especializado para su atención. Para el diagnóstico de esta perspectiva se hace uso del MBI que de acuerdo a las investigaciones realizadas es el más usado por su coherencia con la teoría presentada.

Gil-Monte señala que a partir de la elaboración del Maslach Burnout Inventory - Human Services Survey  describe al síndrome como un proceso que se inicia con la aparición de agotamiento emocional, trabajo, otros autores mencionan al burnout como un proceso de desilusión y desencanto hacia la actividad laboral y ésta se va dando en cuatro fases de forma progresiva: entusiasmo, estancamiento, frustración y apatía.

El síndrome de burnout también se considera como un proceso donde el individuo pasa de una fase de desorientación a una inestabilidad emocional, sentimiento de culpa, soledad y tristeza, solicitud de ayuda y restablecimiento del equilibrio inicial con el que empezó la profesión.

Organizacional.
Goleman & Cherniss se interesa en investigar como las organizaciones y sus ambientes socioculturales afectan la respuesta de una persona al trabajo. A diferencia de Maslach, sostuvo que el agotamiento emocional, la despersonalización y la disminución de los logros personales son tres mecanismos para afrontar el trabajo estresante, frustrante o monótono.

La perspectiva organizacional considera que se produce el burnout cuando dentro de una organización profesional existen las siguientes condiciones: deterioro en el clima laboral, autonomía en el trabajo, ambigüedad del rol ,negativa dinámica del trabajo, condición laboral, cantidad de horas de trabajo, escasa capacitación, censura en el trabajo, insuficiente comunicación entre los equipos de trabajadores, condiciones laborales deficientes, presión en el desarrollo de las actividades y burocracia en la dirección, entre otros.

Además considera el análisis de las causas del burnout en la organización profesional y como un síndrome propio de algunos grupos de profesionales determinados: doctores, médicos, asistentes sociales, profesores y otros.

Socio Histórico.
Vandenberghe & Huberman enfatizó el impacto de la sociedad en el desarrollo del burnout y no el efecto individual o de la organización. También señala que cuando las condiciones sociales no conducen a una preocupación por los otros, es difícil mantener un compromiso con trabajos relacionados al servicio social.

Se considera en esta perspectiva histórica a los cambios sociales a los que están sometidos los profesionales que trabajan con personas, los cuales propician el distanciamiento entre las relaciones de servicio y la realidad social.




Extraído de:
NIVELES DEL SINDROME DE BURNOUT EN PROFESORAS DE EDUCACION INICIAL SECTOR CALLAO
Tesis para optar el grado académico de Maestro en Educación
Mención en Psicopedagogía de la Infancia
BACHILLER  ROSA GLADYS SOTO CARRILLO
BACHILLER NORKA ROSARIO VALDIVIA ESCOBEDO

martes, 17 de febrero de 2015

Definición del síndrome Burnout



Como el Síndrome de Burnout está presente en muchos ámbitos laborales, es necesario reconocerlo, definirlo con precisión. En los siguientes párrafos, la autora transcribe las definiciones más aceptadas, en la corta vida de este síndrome. 

El síndrome de Burnout, es una de las consecuencias más documentadas hoy día, también llamada, síndrome "estar quemado/a" (SEQ). Se define el término burnout, término anglosajón cuya traducción de más próxima al castellano es desgastado, exhausto, pérdida de ilusión por trabajar, "quemado", en términos coloquiales.

Guerrero, escribe: "la historia sobre burnout es reciente porque a Europa no llega a estudiarse hasta entrados los años 80, aunque desde entonces han sido múltiples las líneas de investigación surgidas y todas coinciden en afirmar que en el desgaste psíquico están implicados factores que van desde los personales y el contexto organizacional, hasta aquellos relacionados con la formación académica (exceso de contenidos teóricos y escasas actividades prácticas) que estos profesionales reciben en escuelas o centros universitarios".

Se trata de una respuesta múltiple derivada de un estrés emocional crónico y que cursa con: agotamiento emocional y psicológico, actitud fría y despersonalizada con los demás, y sentimientos de no adecuarse a las tareas a desarrollar. La persona efectivamente siente que no puede ofrecer nada a nivel afectivo, presenta falta de energía y recursos emocionales. Se suele dar entre los trabajadores docentes, y cuando decimos que el profesional está quemado queremos expresar que la situación le ha desbordado, y su capacidad de adaptación ha quedado reducida.

Bardo P. ; Alvarez y Fernández, afirman que entre los efectos del burnout se pueden destacar consecuencias tanto desde el punto de vista profesional (impuntualidad, abundancia de interrupciones, evitación del trabajo, absentismo, impuntualidad, falta de compromiso en el trabajo, un anormal deseo de vacaciones, una disminución en la autoestima, así como una incapacidad para tomarse a la escuela en serio, e incluso al abandono de la profesión); y por ende económico, como desde el aspecto humano Las personas afectadas parecen presentar una mayor vulnerabilidad a padecer accidentes laborales, síntomas médicos (como depresión, hipertensión, alteraciones de tipo gastrointestinal...), pérdida de la voz e incluso abuso de drogas, incluyendo el tabaco. También influye en el rendimiento académico del alumnado.

Kyriacou, afirma que aunque el estrés ocupacional no es específico del profesorado, diversos estudios muestran que el burnout es un problema más importante en la profesión docente que en otras profesiones con similares demandas académicas y personales.

El colectivo de la enseñanza constituye uno de los principales afectados por la depresión, la fatiga psíquica, el estrés y otras dolencias psíquicas o derivadas de ellas, como el denominado síndrome del quemado o burnout.

El modelo de burnout más utilizado en los estudios sobre profesores es el modelo trifactorial de Maslach.. Afirman que el burnout es un síndrome de Agotamiento emocional, Despersonalización y bajo Logro o realización personal en el trabajo.

Cansancio emocional, la sensación de no poder dar más de sí mismo a los demás, manifestándose por la pérdida de energía, el agotamiento físico y/o psicológico y la fatiga.

 Despersonalización, actitud especialmente fría y distante hacia los "clientes" que actúa como mecanismo de defensa para protegerse del sentimiento negativo propio del agotamiento emocional, anteriormente comentado. A través de este mecanismo trata de distanciarse de los miembros del equipo de trabajo mostrándose irritable, irónico e incluso utilizando etiquetas despectivas para aludir a los clientes o usuarios. Esta actitud es una forma de aliviar la tensión experimentada restringiendo la intensidad de relación con los demás para adaptarse a la situación.

 Sentimiento de inadecuación profesional y personal al puesto de trabajo, que surge en estos profesionales al verificar que las demandas laborales exceden su capacidad para atenderlas de forma efectiva y competente.

 Los principales síntomas del quemado no aparecen de golpe, forman parte del proceso de desgaste laboral; entre ellos destacan la irritabilidad y repentinos cambios de humor, cansancio crónico y falta de energía, percepción desproporcionada de los propios errores e incapacidad para ver los éxitos laborales, ausencias injustificadas al trabajo, insomnio... Estos síntomas forman parte de una larga lista de dolencias que dan lugar al círculo vicioso del estrés laboral.

El profesorado no recibe ninguna formación específica ni ninguna preparación psicológica para enfrentarse a la desmotivación del alumnado y a la falta de recursos para solucionar los problemas de grupo. De ahí que la impotencia para solucionar los conflictos cotidianos cause problemas psicológicos y tensión laboral. Junto a ello, las malas condiciones educativas y la falta de reconocimiento social de la tarea del docente inciden de manera determinante en el bienestar de los profesores.



Autora
Pilar Sanchez Alvarez

martes, 10 de febrero de 2015

Fases que atraviesa el Síndrome del Burnout.


Al estar presente el Síndrome de Burnout en numerosos ámbitos laborales, debemos conocerlo, y estar al tanto sobre cómo evoluciona ¿Cuáles son las etapas que atraviesa? ¿Cómo se caracteriza cada una de ellas?

Jerry Edelwich y Archie Brodsky establecen etapas en las que vive el profesional para llegar al burnout:

Idealismo y entusiasmo
El profesional presenta una gran ilusión y un alto nivel de energía para el trabajo, manifiesta expectativas poco realistas sobre éste sin conocer lo que puede alcanzar con él. El individuo piensa sólo en el trabajo involucrándose tanto hasta sobrecargarse del mismo. Al comienzo de su carrera el profesional posee un alto nivel de motivaciones .Sobredimensiona su capacidad profesional lo que no le permite reconocer los límites internos y externos, que afecta su desempeño profesional. El incumplimiento de expectativas le provoca, un sentimiento de desilusión que hace que el trabajador pase a la siguiente etapa.

Estancamiento.
En esta etapa el individuo disminuye sus actividades laborales porque se da cuenta que sus expectativas no son reales. Empieza a reconocer que su existencia necesita algunos cambios, el trabajo ya no es todo en su vida. Comienza a atender algunas aficiones personales como los amigos, el hogar y la familia. Se inicia una reflexión valorando lo que hace con lo que recibe.

Apatía.
La etapa de la apatía está caracterizada por la frustración del individuo, es la fase central del síndrome de burnout donde el individuo hace un alto a sus actividades, demostrando apatía y falta de interés, aquí surgen los problemas emocionales, conductuales y físicos. Las personas se preguntan si vale la pena el trabajo que desarrollan, si es beneficioso ayudar a los demás cuando éstos no apoyan, si es conveniente seguir luchando contra las trabas burocráticas que limitan sus esfuerzos los que lo van a llevar a la insatisfacción personal. Se evita el contacto con los compañeros, la asistencia al trabajo es irregular pudiendo llegar al abandono de éste y en las situaciones más extremas dejar de lado la profesión. Estos comportamientos empiezan a volverse constantes desencadenándose la última etapa de burnout.

Distanciamiento.
Al contrario de la primera etapa aquí el individuo se encuentra crónicamente frustrado en su trabajo, limita su quehacer, no le dedica el tiempo necesario, hace lo mínimo, se manifiesta un sentimiento de vacío total que se refleja en el distanciamiento emocional y en la desvalorización de su profesión. El profesional no acepta los cambios, se muestra reacio a las innovaciones, realiza el trabajo porque lo necesita para poder obtener su salario y no arriesgar su estabilidad laboral ya que cree que a pesar de que no es el trabajo adecuado recibe compensaciones a la falta de satisfacción laboral.




Extraído de:
NIVELES DEL SINDROME DE BURNOUT EN PROFESORAS DE EDUCACION INICIAL SECTOR CALLAO
Tesis para optar el grado académico de Maestro en Educación
Mención en Psicopedagogía de la Infancia
BACHILLER  ROSA GLADYS SOTO CARRILLO
BACHILLER NORKA ROSARIO VALDIVIA ESCOBEDO

martes, 3 de febrero de 2015

Consecuencias y síntomas del burnout.

El Burnout es un mal endémico, y tiene numerosos síntomas y consecuencias que afectan al trabajador ¿Qué categorías de síntomas se reconocen? ¿Qué consecuencias se advierten?


Como consecuencia del síndrome de burnout en la persona se presenta una serie de síntomas que en la literatura se encuentran más de cien síntomas asociados a este síndrome y agrupadas de diferente forma, de las cuales destacamos las siguientes: Según Cherniss, Maslach.

Síntomas físicos.
Malestar general, cefalea, fatiga, problemas de sueño, ulceras u otros desordenes gastrointestinales, hipertensión, cardiopatías, pérdida de peso, asma, alergias, dolores musculares (espalda y cuello), cansancio hasta el agotamiento y en las mujeres perdida de los ciclos menstruales.

Síntomas emocionales.
Distanciamiento afectivo como forma de autoprotección, disforia, aburrimiento, incapacidad para concentrarse, desorientación, frustración, recelo, impaciencia, irritabilidad, ansiedad, vivencia de baja realización personal y baja autoestima, sentimientos depresivos de culpabilidad, de soledad, de impotencia y de alienación. Predomina el agotamiento emocional lo que lleva a deseos de abandonar el trabajo y a ideas suicidas.

Síntomas conductuales.
Aquí hace referencia al absentismo laboral, al consumo de drogas legales e ilegales, cambios bruscos del humor, incapacidad para vivir en forma relajada y a la concentración, frivolidad para contactarse con los demás, conductas hiperactivas y agresivas, impulsividad, atención selectiva, apatía, suspicacia, hostilidad, aumento de la conducta violenta y alto riesgo de comportamiento suicidas y juegos de azar peligrosos.

El Sahili encontró lo siguiente:
Según Maslach & Jackson describen a este síndrome con tres aspectos, que patentizan en el agotamiento, la despersonalización y el menor rendimiento laboral. El docente describe varios síntomas, uno de ellos se refiere a la percepción de mayores exigencias afectivas en sus tratos con los demás: de ahí que una dimensión de este síndrome apunte al agotamiento emocional; además, el docente describe tener una disminución de la empatía, e incremento de la culpa y negativismo en sus relaciones, como si de repente fuera otro: por eso la despersonalización. Finalmente, el último aspecto de este síndrome se refiere a una valoración negativa sobre lo realizado en el trabajo, en donde prevalecen los sentimientos de incapacidad para motivarse a la resolución de las tareas laborales con un mínimo de entusiasmo, razón por la cual la ultima dimensión apunta al descenso de la capacidad de rendimiento.

Como consecuencia de todos estos síntomas se experimenta en el individuo actitudes negativas hacia la vida en general, disminuyendo la calidad de vida personal, aumentando los problemas familiares y en toda la red laboral y extra laboral del trabajador (Mansilla).


Extraído de:
NIVELES DEL SINDROME DE BURNOUT EN PROFESORAS DE EDUCACION INICIAL SECTOR CALLAO
Tesis para optar el grado académico de Maestro en Educación
Mención en Psicopedagogía de la Infancia
BACHILLER  ROSA GLADYS SOTO CARRILLO
BACHILLER NORKA ROSARIO VALDIVIA ESCOBEDO

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Badge

Busca en mis blogs