jueves, 20 de enero de 2011

Malestar percibido en el contexto laboral docente. Un instrumento de evaluación

Malestar percibido en el contexto laboral docente. Un instrumento de evaluación

Los contextos donde se desarrollan las actividades humanas presentan características distintivas que tienen importantes implicaciones cuando se elaboran y aplican procedimientos de evaluación. La elección del contexto de empleo se debe a la acuciante relevancia que tiene para la salud de importantes sectores de nuestra población. Moos (1992) ha desarrollado un marco conceptual socioecológico y postula que la relación entre los sucesos vitales estresantes y las conductas adaptativas se encuentran influidas por el sistema personal y el contextual, los recursos de la red social y las respuestas de evaluación y afrontamiento.
Objetivos: presentar un instrumento (IMPAL-D) que mide el malestar que ocasionan estresores específicos del contexto de empleo docente. tal como es percibido por los sujetos. Método: análisis de tres fuentes de datos: bibliografía especializada. entrevistas a informantes clave y entrevistas semi-estructuradas a empleados. Resultados: elaboración de un instrumento cuya consigna es evaluar el grado de malestar (excesivo. mediano o escaso) que provocan hechos relaciona- dos con: medio ambiente físico en el trabajo, factores propios de la tarea, organización del tiempo de trabajo, aspectos institucionales, cambios tecnológicos Y aspectos personales. La escala es de tipo aditiva para cada una de las subescalas y tiene validez para la situación argentina actual. Se presentan resultados del impacto de los diferentes estresores en la muestra estudiada.
Conclusiones: El instrumento elaborado ha mostrado sensibilidad para evaluar el impacto de estresores cotidianos en el contexto laboral docente, permitiendo jerarquizar las áreas de origen de los sucesos estresantes.


Malestar instrumento de evaluación

El malestar docente en las y los educadores de personas jóvenes y adultas

Autor
ROBERTO BALTAZAR MONTES
El malestar docente
En la década de los ochenta, del siglo pasado, el término malestar docente aparece con frecuencia en diversas revistas especializadas internacionales.
De acuerdo con ESTEVE J. M, (1994):
“La expresión ‘malestar docente’ es intencionalmente ambigua. La palabra ‘malestar’ se refiere según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua a una ‘desazón o incomodidad indefinible’. El dolor es algo determinado y que podemos localizar. La enfermedad tiene síntomas manifiestos. Cuando usamos la palabra ‘malestar’ sabemos que algo no anda bien, pero no somos capaces de definir qué es lo que no marcha y por qué”. (1)
Así, el término malestar docente se utiliza para:
“Describir los efectos permanentes de carácter negativo que afectan a la personalidad del profesor como resultado de las condiciones psicológicas y sociales en que se ejerce la docencia”. (2)
De acuerdo con Esteve (1995), el estudio del malestar docente no es un ejercicio de autocomplacencia sobre los males de la enseñanza, ya que tiene tres funciones básicas:
“1. (...) ayudar a los profesores a eliminar el desconcierto (...).
2. (...) puede servir como una llamada de atención a la sociedad, padres, medios de comunicación y, sobretodo, a las administraciones educativas, para que comprendan las nuevas dificultades a las que se enfrentan los profesores (...) un elemento importante en el desarrollo del malestar docente es la falta de apoyo, las críticas y el dimisionismo de la sociedad respecto a la tarea educativa, intentando hacer del profesor el único responsable de los problemas de la enseñanza, cuando éstos, en muchas ocasiones, son problemas sociales que requieren soluciones sociales.
3. (...) diseñar unas pautas de intervención que superen el terreno de las sugerencias, sustituyéndolas por un plan de acción coherente, fundamentado en el análisis propuesto, y capaz de mejorar las condiciones en que los profesores desarrollan su trabajo. Para ello es preciso actuar simultáneamente en varios frentes: formación inicial, formación continua, dotaciones de material, reconsideración de la relación: responsabilidades-tiempo de dedicación-salario”.


Male Star

El síndrome del burnout
El síndrome del burnout se puede traducir al español como síndrome de “quemarse” en el trabajo. De acuerdo con Gil y Peiró (1997) el síndrome de “quemarse” en el trabajo se produce como:
“una respuesta al estrés laboral crónico integrado por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja (actitudes de despersonalización) y hacia el propio rol profesional (falta de realización personal en el trabajo), así como por la vivencia de encontrarse emocionalmente agotado (Maslach y Jackson, 1981). Esta respuesta ocurre con frecuencia en los profesionales de las organizaciones de servicios (médicos, maestros, funcionarios de prisiones, policías, trabajadores sociales, etc.) que trabajan en contacto directo con los usuarios de tales organizaciones (pacientes, alumnos, presos, indigentes, etc.)”.(4)

Si no puede bajar el PDF en SCRIBD, puede solicitarlo mediante achristin@gmail.com

Bienestar y salud docente

Bienestar y salud docente
Autor
José M. Esteve
Español. Catedrático Universidad de Málaga, España.

LA AMBIVALENCIA DE LA PROFESIÓN DOCENTE:
Malestar y bienestar en el ejercicio de la enseñanza

La profesión docente es siempre una actividad ambivalente. Nos presenta, como en el mito de Jano –el de las dos caras–, una puerta abierta por la que podemos entrar o salir. Por una parte, la enseñanza puede vivirse con optimismo, y convertirse en una forma de autorrealización profesional, ya que en ella podemos darle sentido a toda una vida. No es mala cosa repasar las páginas de nuestra pequeña historia personal y decirnos que hemos quemado los años enseñando a vivir a los miles de chicos con los que, en nuestras aulas, hemos compartido la curiosidad para descubrir el mundo: ese juego fascinante de inquietudes y preguntas con las que les hemos iniciado en el conocimiento de los mejores descubrimientos y los peores errores acumulados en 30 siglos de cultura.


Bienestar Salud Docente Esteve

Propuesta para prevenir el malestar docente

Propuesta preventivo dinámica del profesorado con malestar docente
Autor
Prof. .Dr. Vicente M. Ortiz Oria Facultad de Psicología Universidad de Salamanca

Esta propuesta preventiva insiste en un diseño de doble vía; por un lado el perfeccionamiento laboral del profesorado en la repetida actividad docente, que se caracteriza habitualmente por una tarea didáctica pormenorizada.
Naturalmente esta tarea dedicada y minuciosa puede generar, en ocasiones malestar laboral, por ello planteamos complementariamente, una serie de talleres voluntarios de comunicación dinámica, que pretenden “resolver problemas”, y que tiene como marco de fondo la relajación preventiva, ante las tensiones educativas diarias.

La primera estrategia es frecuente en el aula, esto quiere decir, que aceptamos la programación psicopedagógica meticulosa como una necesidad didáctica positiva, basada en la micro enseñanza. Al mismo tiempo, la segunda estrategia pretende modernizar la tarea educativa mediante dinámicas comunicativas que tienen como finalidad liberar tensiones en el trabajo terapéutico con las mismas.
Ambos focos pudieran parecer en un principio contradictorio e incluso maliciosos, lo que una estrategia puede constreñir, la otra intenta liberar. Pero si se observa desde una perspectiva integradora y práctica, los dos enfoques dan lo mejor de sí mismos en su acción complementariedad de acción-reacción educativa positiva, que puede desembocar en la mejora y en el crecimiento personal de sus participantes.
La metodología puede diseñarse quincenalmente en talleres para trabajar las temáticas circunscritas, pretende la mejora y el aumento en la calidad de vida de la colectividad educativa, lo cual es una necesidad perentoria, que los docentes venimos reclamando en nuestra formación y mejora periódica.

Malestar_Docente

miércoles, 19 de enero de 2011

El estrés también se lleva de vacaciones

Aunque son más que esperados, los días de descanso a veces no sirven para relajarse. Siete de cada diez personas que trabajan no logran desenchufarse del todo.


Sin culpas. Relajarse sin "notebook" y sin celular en el tiempo de descanso es esencial para que el organismo no pase factura.


Aunque son las más esperadas, si no se las disfruta de manera relajada, las vacaciones pueden resultar agotadoras. Cada vez son más las personas que llevan las obligaciones y tensiones de su agenda laboral en la valija y, por tanto, regresan con el mismo nivel de estrés.


Para los especialistas, este padecimiento se debe al llamado "ocio culposo" y, si no se lo detiene a tiempo, puede causar serios trastornos en la salud.


"Es normal que algunas personas, aun en vacaciones, sigan pensando en sus obligaciones, y se conecten a Internet para contestar mails o resuelvan problemas desde el celular", explica Fernando Taragano, profesor titular de psiquiatría e investigador del Instituto Universitario Cemic, de Buenos Aires.


"Esta situación se da en adultos laboralmente activos. Y si bien siempre existieron personas que no pueden relajarse, la actual eficiencia de las comunicaciones incrementa y perpetúa la situación", advierte.


Por eso, durante esos días el descanso es de baja calidad, según alerta el especialista.


"A pesar de que parece que es posible solucionar todo sólo con una llamada del celular, más temprano que tarde esta situación se cobra factura en nuestro organismo", agrega.

El desenchufe tarda.
El 70 por ciento de las personas laboralmente activas continúa pensado en sus obligaciones laborales al menos los cuatro o cinco primeros días de sus vacaciones. Y un porcentaje menor, pero en crecimiento, nunca termina de estar de vacaciones, según indica la experiencia de Jorge Rovner, psiquiatra y presidente de la Asociación Argentina de Psicoterapia Zen.


"Las personas que se consideran en mayor riesgo son las franjas etáreas donde la competencia social, vehiculizada en obtener o mantener un determinado trabajo y condición económica, es mayor. Ocurre en forma casi epidémica entre las personas de entre 25 y 50 años, con un discreto predominio estadístico de los hombres sobre las mujeres", afirma.


En tanto, Miguel Márquez, director del centro Asistencia, Docencia e Investigación en Neurociencia, informa que se considera que, por lo general, el estrés es producto de la falta de recursos para manejarse en circunstancias problemáticas, y enfatiza en las consecuencias que esto causa en los niños.


"En las familias donde se vive con estrés, los niños crecen en ambientes donde los problemas siempre son graves, no se resuelven, y todo es preocupante", advierte.


Parar la máquina. Para quienes tienen muchas responsabilidades y poca capacidad de delegar, es tarea difícil cerrar la agenda, desconectar el celular y regalarse tiempo para el disfrute o el ocio.


En definitiva, poco saben de cómo pasar unas buenas vacaciones. ¿Qué consecuencias acarrea esto? ¿Cómo se sufre el llamado estrés vacacional?


Según explica Taragano, nuestro organismo está organizado para gastar energía mediante el llamado sistema simpático cerebral, que regula el cuerpo a tal fin. Así, en situación máxima de estrés, adecua el organismo para luchar o huir, según su necesidad.


El sistema parasimpático cerebral, en cambio, es el encargado de reparar el organismo, recuperar y ahorrar la energía. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con el sueño reparador, los descansos del fin de semana, los feriados largos y las deseadas vacaciones.


"Por lo tanto, las vacaciones de mala calidad se traducen en procesos reparadores de mala calidad", asegura el experto.


Las enfermedades que más se ligan al estrés crónico incluyen hipertensión arterial, diabetes, accidentes cerebrovasculares, infarto de miocardio, patologías dermatológicas, ataques de pánico, ansiedad generalizada, entre otras, según alerta Rovner.


Para prevenirlas, Márquez destaca la importancia de generar estrategias para evitar que el estrés de convierta en crónico. Y, para eso, es necesario incorporar hábitos funcionales más adecuados, organizar mejor el tiempo, reacomodar las actividades diarias y no olvidar el ejercicio físico. Y nada mejor que empezar con estos hábitos saludables en vacaciones.


Vivir lento para llegar lejos
El movimiento "Slow" (lento) surgió hace algunos años como antídoto para el estrés urbano.
El principal ideólogo es el escritor y periodista Carl Honoré, que hace su propuesta en el libro Elogio de la lentitud.
El virus de la prisa es para él una epidemia mundial, y el que lo haya contraído debe curarse.


Lo que hay que hacer
No al celular. No responder llamadas laborales durante las horas de descanso, en las vacaciones o cuando se está disfrutando de un momento con familiares y amigos.
Comer con tiempo. Dedicarles un momento considerable al almuerzo y a la cena. No pensar en las obligaciones ni trabajar mientras se come.
Pensar en el cuerpo. La actividad física y la buena alimentación son de suma importancia.
Controlar la televisión. No usar los momentos de descanso para ver televisión o jugar en la computadora.
El tiempo de los hijos. Los padres no deben hacer que sus hijos se adapten a su ritmo y obligaciones. Lo recomendable es que sean los adultos quienes se adapten a las necesidades de los chicos.
Aquietar la mente. Tomarse un tiempo para estar en silencio o escuchar música sin dejarse invadir por las obligaciones diarias



 



Autora: Romina Martoglio

Fuente

http://www.lavoz.com.ar/

lunes, 17 de enero de 2011

INDICADORES DEL MALESTAR DOCENTE

FACTORES DE SEGUNDO ORDEN (CONTEXTUALES)

Para hacer referencia a los factores que inciden directamente sobre la acción del docente, decimos que son aquellas que están implícitas en sus clases, generando tensiones asociadas a sentimientos y emociones negativas; y por otra parte, hacemos referencia a las condiciones ambientales, al contexto en que se ejerce la misma docencia.


Modificación en el rol del profesor y de los agentes tradicionales de socialización

Al paso de los años el rol del profesor ha producido un aumento de confusiones en lo referente a la capacitación que este necesita, en cómo y cuándo debe aplicar el mismo papel; en síntesis se produjo una confusión con respecto a la compleja y extensa función del profesor.

En este rol es importante destacar varios aspectos como por ejemplo, como la competencia que los enseñantes tienen; es decir, la capacidad de vivir y asumir situaciones conflictivas. Planteándose como una nueva exigencia de la formación de los profesores el prepararlos para vivir los conflictos.

Entre los principales aspectos que han causado estas transformaciones destaca la incorporación de la mujer ene le mundo del trabajo y la transformación de la familia, abandonando las relaciones con otros miembros y reduciéndose a unidades pequeñas en su dimensión y mundo de relaciones. Todo esto se obstina en mantener su papel tradicional, ignorando la enorme fuerza de penetración y el interesante potencial educativo que los nuevos canales de información podrían poner a su servicio.

En conclusión, el conflicto se instaura en las instituciones escolares en el momento en que se intenta definir cuál es su función, que valores debe transmitir el profesor entre los vigentes en nuestra sociedad y cuales, por el mismo bien de sus alumnos, debe cuestionar y criticar.

La función docente: contestación y contradicciones
El profesor se encuentra frecuentemente con la necesidad de compaginar diversos roles contradictorios que le exigen mantener un equilibrio muy inestable en varios terrenos, es decir, se exige un profesor que sea un compañero y amigo de los alumnos, o al menos que se ofrezca a ellos como un apoyo.

Se exige un profesor que se ocupe del desarrollo individual de cada alumno, permitiendo el nacimiento y la evolución de su propia autonomía, pero al mismo tiempo le pide que produzca una integración social, en la que cada individuo se acomode a las reglas del grupo.

Los objetivos del sistema de enseñanza y el avance de los conocimientos

La evolución del contexto ha hecho cambiar el sentido mismo de las instituciones escolares. Los profesores son los implicados en las profundas transformaciones de su trabajo profesional.

La imagen del profesor

Una vez analizando que el profesor pasa por diferentes conflictos, podemos definirlo que su imagen ante el grupo de alumnos es como un enseñante que es amigo y consejero de los mismos, esta es la imagen atractiva del profesor.


FACTORES DE PRIMER ORDEN
Recursos materiales y condiciones de trabajo

Con tensiones generadas en el contexto social, encontramos otras series de limitaciones que actúan directamente sobre la práctica cotidiana, limitando la efectividad de la acción del profesor y constituyéndose en elementos que, en conjunción con los ya descritos como factores de segundo orden, acaban contribuyendo al malestar docente a medio o largo plazo.

En todo esto la falta de recursos parece como factor referido; esto hace referencia a mas que materiales a los problemas de conservación de los edificios, mobiliario e insuficiencia en locales adecuados.

Violencia en las instituciones escolares

El tema violencia en las instituciones escolares es ms importante por sus efectos sobre la seguridad y confianza de los profesores en sí mismos, en el plano psicológico, que por su incidencia real cuantificable.

El agotamiento docente y la acumulación de exigencias sobre el profesor

El concepto de "estrés" se ve relacionado con la palabra agotamiento, es decir, los profesores se constituyen en otro tópico que la actividad investigadora ha suscitado en los últimos años, ocupando así importantes lugares en las principales revistas de investigación educativa.

Es así como las investigaciones sobre el "agotamiento" del profesor nos lo muestra como un profesional sobrepasado, al que, por la acumulación de responsabilidades y expectativas, desproporcionadas para el tiempo y los medios de que dispone, s le obliga a hacer mal su propio trabajo.


Extraído de
ANÁLISIS DE LA PRÁCTICA DOCENTE
PAULA MORENO VIRUÉS

lunes, 3 de enero de 2011

En las vacaciones se puede empezar a combatir el estrés

Con ejercicios de respiración, relajación y meditación, es posible disminuir la ansiedad. Aprender a enfrentar los problemas es la clave para terminar con el estrés crónico. Manejar las reacciones.

Cumplir horarios, terminar trabajos a tiempo, compaginar la vida laboral con la familiar y la social, estudiar, practicar deportes... en el ámbito urbano actual, para mucha gente vivir es sinónimo de estrés. Y cuando esa condición se vuelve crónica, la salud se deteriora seriamente. Según un especialista, escaparse del estrés implica un cambio integral en la forma de vivir, y las vacaciones son un buen momento para empezar.

"Se considera que el estrés crónico, por lo general, es producto de la ’falta de recursos’ que tiene una persona para manejarse en circunstancias problemáticas", detalló el médico psiquiatra Miguel Márquez, director del centro Asistencia, Docencia e Investigación en Neurociencia (ADNEU) y mencionó alguna estrategias como aprender a organizar mejor el tiempo, reacomodar el conjunto de actividades y practicar determinados ejercicios físicos: "Para eso es muy oportuno comenzar durante las vacaciones, iniciando el año con un enfoque diferente", sugirió.

Cambio sustancial
El estrés es una respuesta natural del organismo ante lo que considera una potencial amenaza; por eso, la clave está en identificar qué circunstancias representan verdaderamente un peligro y cuáles son problemas que se pueden enfrentar sin perder el control; y, en segundo lugar, aprender a manejar la reacción ante situaciones estresantes.

"En algunos casos, la dificultad para enfrentar ciertos problemas es constitucional, y en esas familias suele haber más gente con estrés, lo que lleva a que los chicos sean formados en un ambiente donde los problemas siempre son graves, no se resuelven, y todo es preocupante. En estos casos sería oportuna la consulta al psiquiatra o al psicólogo -recomendó el médico-. Pero en la mayoría de las personas, lo más recomendable es buscar una modificación del comportamiento."

En tal sentido, una opción es aprender a relajarse y a meditar, ya que, según la licenciada Cintia Vanesa Días, directora del centro Plenitud, "hoy en día no caben dudas acerca de la utilidad de la meditación para alcanzar un mayor bienestar físico y psíquico".



 



 



Fuente



http://www.lagaceta.com.ar/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Badge

Busca en mis blogs