viernes, 11 de mayo de 2012

Algunas ideas sobre el estrés docente

El estrés entre los docentes, entendido como “estrés malo”, es un fenómeno relativamente novedoso. Los cambios en el rol, la desvalorización social, las insatisfacciones, entre otros factores, contribuyen a crear un ambiente poco propicio. Además ¿No se está profundizando el mal? Las siguientes son algunas reflexiones sobre el tema.



El docente y la docente de secundaria deben adecuar constantemente las estrategias para el desarrollo integral del grupo de adolescentes, por medio de la promoción del aprendizaje y de la construcción de saberes, habilidades y actitudes, más allá de la mera transmisión de conocimientos normalizados.

Esta necesidad requiere profesionales comprometidos, social e institucionalmente, que sean capaces de diseñar neas de intervención, previo análisis contextual. Este profesional ya no ejerce su labor en solitario, debe conformar equipos humanos y laborales que le permitan formarse, replantearse sus prácticas y reflexionar sobre ellas, es decir, debe ser capaz de formar competencias personales y profesionales para evitar quemarse, pues la sociedad cada día demanda más.

Se puede destacar que junto con los elementos de tipo individual, algunas de las causas de Burnout están en la desvalorización del trabajo del docente y la docente de secundaria, evidente en nuestro contexto social, lo cual converge en profesionales de Educación Media insatisfechos con su propia labor o en personas que hacen un gran esfuerzo por tratar de cumplir con todos los elementos curriculares y extracurriculares.

En los momentos de desarrollo tecnológico y cambio social en que nos encontramos, y ante demandas excesivas, contradictorias y ambiguas, no se consigue el equilibrio deseable entre lo que la sociedad pide y espera, y lo que el profesional de la docencia puede ofrecer, acorde a sus capacidades y competencias, por lo cual se debe tener presente que lo fundamental en la vida es ser feliz con lo que se hace y disfrutar cada momento. Toda labor se debe asumir con respeto, seriedad, honestidad, y sobre todo la que implica el trato con seres humanos, pues en las manos de los docentes y las docentes se encuentra la sociedad.

El estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia, lo que no es normal es adquirirlo como un estilo de vida, pues esto acarrea problemas de salud. Razón por la cual, como es parte de la vida y del ejercicio profesional, lo que se puede hacer es nivelarlo, por ejemplo, en lo personal, estableciendo momentos de ocio, permitiendo compartir con amigos, familiares, seres queridos; a nivel de instituciones formadoras, dando mayor importancia a la parte psicosocial en el manejo de adolescentes, estableciendo metas reales, sin crear en el futuro docente falsas expectativas de su labor; en cuanto a la administración, tratando de manejar las relaciones humanas de manera profesional, velando porque se elija con vocación un trabajo trascendental y reconfortante como es la docencia.


Extraído de
Los profesionales de secundaria, como factores de riesgo en el síndrome de Burnout
Giselle León León
División de Educología Centro de Investigación y Docencia en Educación Universidad Nacional Heredia, Costa Rica
Revista Electrónica Educare Vol. XV, N° 1, [177-191], ISSN: 1409-42-58, Enero-Junio, 2011



Artículos recomendados

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Badge

Busca en mis blogs