lunes, 19 de mayo de 2014

Tratamientos del Síndrome de Burnout


¿Qué hacer frente al Síndrome de Burnout? ¿Cómo afrontarlo? ¿Cuáles son las estrategias individuales y grupales?  ¿Qué hacer desde la organización? Estos son los frentes de batalla, en la que enfrentamos a un problema que llegó para quedarse.

Actualmente se considera el Síndrome de Burnout como una enfermedad profesional. Es responsabilidad compartida, individual, colegial e institucional la tarea de mejorar las condiciones de trabajo del personal docente para realizar la tarea clínica a un nivel óptimo de calidad y de eficiencia.

Debido al elevado número de consecuencias, tanto personales y familiares como sociales y laborales que producen el Síndrome de Burnout el estudio de su tratamiento o prevención es un aspecto fundamental en la literatura científica sobre el tema. Los resultados de investigación centradas en la intervención suelen ser “imprecisos, ambiguos y bastante contradictorios” según Lorente. Sin embargo, proliferan los estudios centrados en las estrategias de afrontamiento que a nivel individual o grupal puedan ejercer los profesores a la hora de enfrentarse al Síndrome de Burnout. Este tipo de entrenamiento se realiza normalmente en talleres con profesores que se reconocen como afectados por el Síndrome (tratamiento) o en profesionales que, sin haber vivenciado los efectos del Síndrome, deciden por propia iniciativa aprender mecanismos que le permitan afrontar adecuadamente los efectos del síndrome. Tradicionalmente, se agrupan las técnicas utilizadas en tres categorías: individuales, grupales y organizacionales.

Estrategias de intervención individuales
Bajo el nombre de técnicas paliativas se encuentran aquellas que se centran en reducir la experiencia emocional del síndrome causado por diversos factores que se tienen en cuenta actuando sobre ellos. Las más utilizadas en el ámbito educativo son las de corte cognitivo-conductual aunque también encontramos técnicas psicodinámicas y las centradas en el ejercicio físico. Las técnicas conductuales se centran en enseñar a desconectar del trabajo y separar la vida personal y familiar de la laboral, utilizando técnicas para mejorar la ejecución del trabajo intentando llegar a la mayor efectividad en el mínimo tiempo posible. Algunos autores proponen entrenamientos basados en la retirada de la atención, programas de refuerzos, time out, control de contingencia, auto reforzamiento y evitación o la utilización de contingencia adecuada, análisis de tareas, reforzamiento progresivo y control de problemas en clases.

Dentro de las técnicas psicológicas de orientación cognitivo-conductual, la desensibilización sistemática, ha sido una de las técnicas mas utilizadas junto al counseling y el asesoramiento técnico, el entrenamiento en asertividad, la relajación, práctica de simulación con técnicas de aprendizajes de destreza sociales para la formación de profesores de secundaria, habilidades relacionales y comunicacionales, habilidades de doping, trabajo en equipo y reconstrucción de pensamiento e ideas sobre la enseñanza y los programas de evitación y afrontamiento ante la depresión.

Estrategias de intervención grupal
Centradas principalmente en la búsqueda de apoyo social, ya sea a nivel familiar, amigos o compañeros, los grupos de apoyo, la escucha el apoyo técnico y emocional influyen en gran medida, en la prevención y tratamiento del Burnout. De esta forma, exponer los problemas de un profesor a un grupo de compañeros de profesión resultaba una experiencia reconfortante, se sentían comprendidos, intercambiaban opiniones y se daban consejos. Los docentes observaban que su problema lo tenían también otras personas, incrementándose el compañerismo y la fuerza suficiente para afrontar situaciones y enfrentarse a los problemas diarios en el aula. Las estrategias de intervención grupal no dejan de ser las mismas técnicas presentadas en el apartado anterior, solo que aplicadas en grupos a un conjunto de profesores.

Esta forma de trabajo adopta el formato de pequeños seminarios ofertados principalmente por las propias instituciones educativas. Su problema fundamental es que se tratan de actuaciones puntuales en las que no se suele hacer un seguimiento al profesor ni hablar de aspectos específicos que afecten de forma individual al docente. Tan solo, se suelen enseñar técnicas como la relajación, resolución de problemas, debates en grupo sobre los principales problemas, entre otros.

Estrategias organizacionales
Bajo esta denominación se encuentran todas aquellas estrategias que desde la administración educativa se pueden desarrollar para paliar algunas de las fuentes de estrés. Son medidas generales cuya implantación minimizaría los efectos del Burnout y actuaría como prevención del mismo. Una de ellas es aumentar la formación de los profesionales. Es evidente que si un profesor antes de incorporarse a su función docente tuviera una formación adecuada sobre estrategias y comportamientos que le puedan ayudar a enfrentarse con la multitud de problemáticas que puede sobrevenir en un día normal de trabajo, su respuesta ante situaciones problemáticas o generadoras del síndrome aumentaría. Los métodos de selección han sido otras de las propuestas a realizar por la administración; de esta forma se propone introducir profundos cambios en la selección y formación del profesorado.

Son variadas las acciones que se pueden emplear para reducir el nivel de los efectos del Síndrome de Burnout en las organizaciones. A continuación se indican las que se consideran más importantes:
- Requerir de un especialista en análisis de las condiciones de trabajo para identificar los síntomas del síndrome y producir los cambios correspondientes.
- Realizar controles médicos anuales para detectar patologías relacionadas con el síndrome.
- Capacitar al personal en el afrontamiento del síndrome.
- Verificar que el volumen de trabajo que se debe desarrollar es compatible con las habilidades y capacidades de los recursos humanos con que cuenta la organización.
- Tener en cuenta al diseñar los puestos de trabajo, que los mismos puedan brindar el estímulo y las posibilidades a los trabajadores para que utilicen sus habilidades.
- Definir claramente las misiones y funciones de cada puesto de trabajo y comunicárselas a los trabajadores.
- Dar oportunidad a los trabajadores de participar en las decisiones y acciones que afectan a sus trabajos.
- Mejorar las comunicaciones reduciendo las incertidumbres sobre el futuro de los trabajadores en los diferentes puestos de trabajo.
- Proveer de oportunidades, para que haya interacción social entre los trabajadores y puedan volcar sus inquietudes sobre los trabajos que se están desarrollando.
- Establecer las prioridades de los diferentes niveles organizacionales.
- Concienciar los peligros de la sobreestimulación o subestimulación laboral y la incidencia sobre la salud.
- Capacitar al personal de dirección para que conozca como ejercer un liderazgo resonante para el logro de un mejor aprovechamiento de la inteligencia emocional.

Toda persona que desarrolle tareas dentro de una organización debe conocer los aspectos básicos para protegerse de sufrir los efectos de la presencia del Síndrome de Burnout entre los cuales se indican los siguientes:
- Tomar conciencia de los medios que dispone para protegerse de los riesgos que encierra su trabajo.
- Capacitarse e informarse sobre los peligros de la presencia del Síndrome de Burnout.
- Mejorar sus relaciones interpersonales.
- Evitar mezclar los factores personales y los laborales.
- Manejar y organizar adecuadamente su tiempo libre.
- Modificar su conducta emocional laboral.
- Detectar, reducir y suprimir los diferentes tipos de generadores del Síndrome de Burnout.
- Ser realista.
- Tomar lápiz y papel y escribir los motivos de las preocupaciones.
- Escribir varias alternativas para la solución de su problema.
- Analizar las ventajas e inconvenientes de cada solución y ordenarlas de mejor a peor.
- Intentar llevar a cabo la más factible y satisfactoria.
- Definir las prioridades.
- Desacelerar sus actividades.
- Organizar lógicamente su tiempo.
- Desarrollar estrategias de enfrentamiento del Síndrome de Burnout.
- Cambiar su comportamiento en el trabajo.
- Modificar su estilo de vida.
- Realizar una actividad física adecuada con su edad.
- Mantener una dieta equilibrada.
- Controlar las adiciones (eliminar el tabaco, reducir el consumo de alcohol, de café y el consumo de pastillas, etc.)
- Practicar técnicas de relajación y respiración.


Autor
M.Sc. Nereyda Piñeiro Suárez y Otros Autores
Extraído de:
http://www.ilustrados.com/tema/9034/Estudio-sobre-presencia-Sindrome-Burnout-profesores.html

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Google+ Badge

Busca en mis blogs